Las víctimas, todas judías jasídicas, fueron llevadas a un hospital, dos de ellas en estado crítico