El clan Kardashian-Jenner siempre ha dado mucho de qué hablar, no solo por sus atrevidos outfits ni por su escandaloso programa, su vida personal está llena de problemas que atraen la atención del público. Y uno de los más grandes que enfrenta ahora la líder, Kim Kardashian, es el que tiene al medio del espectáculo muy agitado. Y es que parece que su matrimonio perfecto con Kanye West parece estar teminando.

Todo comenzó poco antes de la cuarentena por coronavirus, había rumores de que la socialité y el rapero no estaban conviviendo como antes y su dinámica se dejaba ver en los diferentes eventos a los que asistían. Desde gestos de indiferencia hasta poca atención en sus peticiones quedaban plasmados ante los lentes de la prensa quienes no dudaban en hacer notas especulativas.

Y si bien ellos negaban que no existiera buena química, todo se agravó con el aislamiento, en los principales portales de «gossip» se decía que Kim y Kanye estaban muy estresados de pasar «tanto tiempo conviviendo juntos», pues su estilo de vida normal no estaba acostumbrado a esto y además a tener que cuidar a los niños. Se dice que desde hace un mes no viven juntos pues él se fue a su rancho en Wyoming mientras que Kim se quedó en su mansión.

Ahora luego del discurso para ser candidato a la presidencia que dio Kanye las cosas se han agravado pues reveló que Kim había intentado abortar a su primogénita. Además en Twitter declaró que quería el divorcio. Muchos creen que Kim ya tiene a su equipo de abogados listo, mientras que Kanye la imitaría, lo cierto es que Kim parece que no está muy bien pues mandó a suspender las grabaciones de su reality show, cosa que en muy pocas ocasiones se ha hecho, pues la familia siempre es muy abierta en su vida privada.