Un perro no es igual a un automóvil porque, está vivo, dicen los detractores del ‘leasing’ (arriendo) de mascotas, una práctica que se ha extendido en Estados Unidos pero ya se ha prohibido en al menos seis estados para proteger tanto a los animales como a los humanos que los arriendan con opción de compra.

Lea El Artículo