El número de nuevas personas que reclaman beneficios de desempleo totalizó la asombrosa cifra de 6.648 millones la semana pasada, duplicando el récord establecido una semana antes, dijo el jueves el Departamento de Trabajo.

En la semana anterior, que finalizó el 21 de marzo, se presentaron 3.307 millones de reclamos iniciales revisados. Pero los analistas dijeron que incluso ese elevado número era bajo porque los sitios web de empleo de muchos estados estaban abrumados, lo que dificultaba el acceso de los solicitantes. Un año antes, el total semanal era de solo 211,000.

Gran parte del país recibió la orden de quedarse en casa durante al menos varias semanas para ayudar a combatir la propagación del coronavirus. Eso ha forzado a la mayoría de las empresas a cerrar, haciendo que la economía se detenga bruscamente y dejando a millones de personas sin trabajo.

Casi todos los estados que informaron sobre reclamos citaron el amplio impacto de la pandemia.

«Los estados continuaron identificando aumentos relacionados con las industrias de servicios en general, nuevamente liderados por los servicios de alojamiento y alimentación», dijo el Departamento de Trabajo. «Sin embargo, los comentarios estatales indicaron un impacto más amplio en todas las industrias».

California presentó la mayor cantidad de reclamos nuevos, con 878,727, un aumento de 692,394. En Nueva York, los nuevos reclamos totalizaron 366,403, 286,404 más. El total de Pennsylvania fue de 405,880, un aumento de 28,429.

El informe del jueves es solo una pista de lo que vendrá para la economía.

Se espera que la tasa de desempleo, que ha estado en un mínimo de casi 50 años de 3.5%, se dispare, y algunas estimaciones lo sitúan en 15%. No se espera que el informe de empleo del viernes para marzo refleje el impacto total porque se basa en encuestas realizadas antes de que comenzaran los despidos masivos.

Con información de NPR