El 2019 fue “el año más violento” para los exguerrilleros de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz