Estilo de Vida Hogar Insólito Redacción Zumby Salud

¿Se te ha subido “el muerto”? Aquí te decimos qué pasa en realidad

231
Comparte
Foto: Pixabay

Seguramente lo has sentido alguna vez. Sientes que estás despertando, pero simplemente no puedes moverte.



La tensión aumenta cuando sientes que algo o alguien está ejerciendo presión sobre ti. En el peor de los casos, puedes abrir los ojos y ver claramente una sombra negra sobre de ti.



Estás seguro de que algo muy grave puede pasarte. Quieres gritar pidiendo auxilio, pero tu garganta no emite ningún sonido. Pareciera que olvidaste cómo hablar, y ahora todas esas historias de terror que parecían absurdas no son más que la verdad.



¿Qué está sucediendo?



Bueno, aunque la creencia popular es que estás siendo poseído por el espíritu de algún muerto, lo cierto es que no es nada sobrenatural.



Así, es. Digamos, de manera muy sencilla, que se trata de una desconexión entre tu cerebro y el sistema muscular. A este padecimiento se le conoce como “Parálisis del sueño” y es un fenómeno que es estudiado ampliamente por psicólogos, neurólogos y otros especialistas de las ciencias del sueño.



Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué sucede, algunas de las causas más atribuidas a este extraño fenómeno es el estrés u otros trastornos del sueño que pueden llegar a afectar las distintas fases que atravesamos mientras dormimos, particularmente entre la vigilia y la recuperación de la conciencia.



Cuando dormimos, nuestro envía señales a nuestros músculos para que estos se mantengan estáticos y no suframos algún accidente por movimiento involuntario. Lo que sucede durante una “parálisis del sueño” es que tu cerebro sale de la fase de vigilia, pero no ha enviado nuevas señales a los músculos para que estos dejen de estar estáticos.

Pero… ¿y las sombras? los estudios han logrado identificarlas como alucinaciones que tienen lugar en el justo momento en el que esta falsa activación sucede y también están relacionadas con episodios de ansiedad o de mucha preocupación en el paciente.

Así que, lo más recomendable para evitar este tipo de episodios es tener hábitos nocturnos saludables: dormir adecuadamente, no tener cenas muy pesadas, evitar el uso de dispositivos electrónicos antes de dormir y realizar ejercicios de relajación antes de dormir y listo, dulces sueños para siempre.

Comparte