Estilo de Vida Mujer Noticias Redacción Zumby

Señales para detectar el ‘Síndrome de la Impostora’ y cómo combatirlo

455
Comparte
impostora mujer combatir
Foto: Pixabay

¿Alguna vez amaneciste más triste de lo normal y con pocas ganas de ir al trabajo? ¿Durante el día sentiste como la duda sobre tus habilidades iba creciendo como una planta voraz en tu cabeza? ¿Sentiste que todo lo que habías construido hasta ahora se derrumbaría en unos segundos por tu culpa? Lamentamos decirte que fue el Síndrome de la Impostora manifestándose en ti, uno de los padecimientos más recurrentes entre las mujeres de la actualidad.



Durante varios años nos han hecho creer que sólo somos capaces de realizar ciertas actividades relacionadas con el hogar y la crianza y, aunque pareciera que un pensamiento tan poco vigente fue suprimido, lo cierto es que se sigue subestimando la capacidad laboral e intelectual de las mujeres. En algunos casos algunas mujeres siguen percibiendo salarios más bajos que sus pares masculinos.



Además, la imagen de una mujer (sobre todo si es exitosa) siempre estará bajo la lupa. No debe ser “demasiado agresiva” o “ambiciosa” porque será tachada de no cumplir con su papel de mujer. Todos estos pensamientos nocivos hacen que nosotras dudemos de nuestro potencial y creer que no hemos llegado hasta donde estamos por nuestros propios méritos.



Y esto es algo que afecta a mujeres en todos los ámbitos profesionales. Incluso, muchas figuras públicas que pareen ostentar seguridad en las portadas de revista han declarado también sufren del “Síndrome de la Impostora”. Kate Winslet y Emma Watson han declarado que algunas veces han sentido que sólo son un fraude a punto de ser descubierto.



Pero… ¿cómo logramos eliminar estas nocivas apreciaciones que están tan incrustadas en nuestro ADN emocional e intelectual? La clave está en la deconstrucción del machismo interior que todas llevamos dentro y la segunda en el fortalecimiento de nuestra autoestima.



Tanto mujeres como hombres merecemos ser reconocidos por nuestro trabajo y desarrollarnos en igualdad de condiciones. Por otra parte, tenemos derecho a expresar nuestras ideas, desarrollarlas y ejecutarlas sin pedir permiso ni disculpas a nadie.



Cuando te sientas sumergida por estos pensamientos no te castigues el doble. Todos pasamos por momentos de duda e inseguridad. Lo importante es no dejarnos caer ni suprimir por ellos. Si necesitas ayuda profesional para superar estos miedos no dudes en pedirla y en rodearte de aquellos que más te quieren y apoyan.



Lo importante es comenzara mirarnos en el espejo sin miedo. Cada mañana inicia con un pensamiento positivo y si hay un problema dándote vueltas, en lugar de pensar en la negatividad del conflicto concéntrate en tus habilidades para resolverlo.



No será un camino fácil y probablemente recaigas de vez en cuando. Lo importante es tener la voluntad para derrotar al Síndrome de la Impostora cada vez que aparezca.

Comparte