Economía Gadgets Redacción Zumby

El mañoso truco de las empresas con el que te hacen perder mucho dinero

Esta es la razón por la cual la vieja lavadora de tu abuela es mejor que la tuya.

201
Comparte
Foto: Pixabay

Ya estamos acostumbrados a que cada año los fabricantes de teléfonos inteligentes presenten un nuevo modelo con características innovadoras y brillantes que dejan prácticamente obsoleto al actual. Los ejemplos más claros son los iPhone, de Apple, y los Galaxy, de Samsung.

Hay personas que renuevan sus smartphones solo por tener el más nuevo, pero otros los cambian porque simplemente la versión con la que cuentan ya comienza a fallar, pero no por el mal uso. En ambos casos ocurre algo que se llama: obsolescencia programada.

Esto no es exclusivo de los teléfonos, prácticamente se encuentra en todas las cosas que compras.

Básicamente la obsolescencia programada es el fin de la vida útil de un producto que fue calculado y planeado de antemano por el fabricante durante su diseño o fabricación para que luego de un tiempo se vuelva inservible y el consumidor tenga que comprar uno nuevo.

Esto afecta directamente a tu bolsillo ya que frecuentemente renuevas aparatos electrónicos de forma casi natural, porque ya es algo que se ha hecho cotidiano.

Una de las pruebas más contundentes que puedes encontrar, es preguntándole a tu madre cuánto tiempo le duró su primera lavadora, ahora compara ese tiempo con lo que tardó la tuya en descomponerse.

Otro problema es que genera millones de toneladas de desechos electrónicos al año. Según datos de la organización Equidad, cada habitante de Estados Unidos genera 33 libras de estos desechos y los de Europa rebasan las 40.

La obsolescencia programada está presente en teléfonos, televisiones, lavadoras, licuadoras, prendas de vestir, computadoras, automóviles, impresoras, consolas de videojuegos, muebles y hasta en los focos.

Todo es culpa de los focos

De hecho los focos fueron los primeros productos en los que se implementó este sistema en el que se limita la vida útil. En el documental “Obsolescencia programada: Comprar, tirar, comprar”, producido por Arte (Francia), TVE y Televisión de Catalunya,  se demuestra que en 1924 se creó un cartel mundial llamado Phoebus que era integrado por empresas como Philips, Osram y Lamparas Z.

El propósito de Phoebus era controlar el mercado mundial de los focos por lo que se impuso a todos los fabricantes la regla de que las bombillas solo debían de durar 1000 horas y no las 2500 que duraban en ese tiempo. Quienes no cumplían con eso recibían multas cuantiosas.

Gracias a esto, las empresas que integraban Phoebus se aseguraban que los consumidores renovaran sus focos de forma más frecuente para que nunca dejaran de recibir ingresos.

Un caso reciente de obsolescencia programada que llegó a los tribunales de EE.UU. fue el de Westley vs Apple en el que se demostró que la firma fabricaba la batería de iPod para que durará muy poco tiempo y los consumidores tuvieran que comprar un nuevo aparato.

Apple perdió la demanda, indemnizó a los consumidores y tuvo que hacer un programa de renovación de baterías de forma oficial.

Una nueva forma de control

La durabilidad de los productos es controlada por medio de los materiales con los que se fabricaban, utilizando siempre los de peor calidad durable. A esta se le suma una nueva forma que es la obsolescencia programada por medio de Software.

Las impresoras actuales son vendidas con varios chips que determinan su vida útil, incluso la de los cartuchos ya sean de tinta o láser, con esto se controla el número de páginas que se pueden imprimir durante toda la vida útil del dispositivo pese a que siga siendo funcional.

Por esa razón lo hackers han diseñado sus propios chips para burlar estas restricciones con software que programan los fabricantes.

Otra método es por medio del sistema operativo, por ejemplo Android ha sacado varias versiones, la más reciente es la 6.0.1 la cual ya se integra a los teléfonos nuevos, sin embargo un smartphone de hace dos años ya no se puede actualizar a esta versión, la cual promete mejores significativas y una mejor experiencia de usuario, si la deseas debes comparte un teléfono nuevo.

Ahora que ya sabes todo esto ¿seguirás comprando sin parar?

Comparte