Boxeo Redacción Zumby

Esto nos dejó el empate entre Gennady Golovkin y ‘Canelo’ Álvarez

59
Comparte
Foto: Twitter / @SportsCenter

Una de las mejores peleas en muchos años fue la que escenificaron el retador mexicano Saúl “Canelo” Álvarez y el campeón mundial de peso medio, el kazajo Gennady Golovkin en la T-Mobile Arena de Las Vegas, en donde el resultado terminó en empate.

Con tarjetas de los jueces Dave Moretti (115-113 para Golovkin), Adalaide Byrd (118-110 para Álvarez) y Don Trella (114-114), las dudas sobre la veracidad de las puntuaciones no se hizo esperar, aunque lo que nadie puede criticar fue la forma en la que ambos combatieron.

Si bien en una pelea tan cerrada como esta, la tarjeta puntuable de Byrd resultó tan absurda como la que firmó la juez C.J. Ross en aquella pelea del mismo “Canelo” contra Floyd Mayweather cuando dio empate tras la tremenda paliza que “Money” le dio al mexicano, al grado que pone en duda de nueva cuenta que los intereses de Oscar de la Hoya puedan perder en Las Vegas.

Ya antes de la pelea se hablaba de que el campeón Golovkin debía noquear a Álvarez si quería ganar, pues los jueces jugaban en favor del mejor producto de Golden Boy Promotions, además de que se le faltó varias veces al respeto al hacerle subir antes al pesaje y también al cuadrilátero aunque él posee los cuatro cinturones de campeón, mientras que el jalisciense se presentaba como un dudoso retador sin ranking oficial en la división.

Ciertamente Álvarez arrancó más fuerte ganando el centro del ring y comandando las acciones en el primer cuarto del combate, sin embargo para el cuarto rollo comenzó a dar la iniciativa a GGG quien le hizo sentir su poder, al grado que los movimientos de cabeza del mexicano en referencia a que no le dolía, poco a poco fueron cambiando por la boca abierta tratando de jalar aire a cada impacto.

Esa tendencia siguió hasta el noveno round y se reafirmó en el décimo cuando Saúl buscó cerrar como huracán, pero la falta de gas, quizá provocada por su exagerada musculatura le hizo ser golpeado e incluso lastimado por un Golovkin que inclinaba ligeramente la balanza a su favor, quizá por dos o tres rounds.

Al final el empate podría considerarse justo, pues ni los expertos lograron ponerse de acuerdo y mucho menos los boxeadores que en entrevistas presentadas por varios medios, se declararon ganadores de al menos ocho rounds cada uno.

La pelea, la mejor en bastantes años, quizá desde aquellas carnicerías que enfrentaban Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao o bien Marco Antonio Barrera y Erick Morales, fue manchada por una juez que quizá puso demasiadas fichas en el casino, se pasó de tequilas en las fiestas mexicanas, o simplemente texteaba mientras se desarrollaba el combate, porque lo seguro es que no vio nada de lo que pasó en el ring.

Álvarez ha anunciado que no boxeará más en el año, lo que podría enfriar la posibilidad de un desempate, mismo que podría celebrarse en mayo y quizá si esta vez Golovkin puede hacer valer su jerarquía, logre llevarlo a otro lugar lejos de Las Vegas, en donde solo los intereses de Oscar de la Hoya sobreviven y no los del boxeo.

Comparte