Los deportes también hablaron en estas elecciones

Todos tienen algo qué decir.

206

El mundo de los deportes también ha dejado que su voz se escuche en estas elecciones Presidenciales de los Estados Unidos de América, desde grupos de poder, deportistas y aficionados, han mostrado sus diferentes tendencias.

EN VIVO: Sigue las elecciones en los Estados Unidos al momento

Para nadie resultó una sorpresa que quien se mantuviera callado en este proceso, fuera el mariscal de campo de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, quien anunció que no votará por ninguno de los candidatos.

Mientras, el entrenador en jefe de los New England Patriots, Bill Belichick, quien mostró su apoyo incondicional a Donald Trump, incluso, le escribió una carta que el mismo candidato leyó en un evento de campaña.

USA Today citó a cerca de 35 jugadores de la NFL para que comentaran sobre sus intenciones de voto y el porqué de ellas, de cara a las elecciones.

Entre ellos, jugadores de Denver como Derek Wolfe, aseguraron que la cuestión de los impuestos los haría decidirse por Trump, mientras que en los Buffalo Bills, se apoya a Clinton.

Washington como club tiene interés en que Trump gane, pues prometió echar para atrás el proceso que tiene el nombre de los Redskins en la tablita entre la legalidad y la prohibición, aunque cinco de sus jugadores fueron entrevistados y afirmaron que votarían por Clinton.

Otros jugadores como Shane Ray de Denver lo mismo que su compañero Jordan Norwood, afirmaron que irán con Clinton, el primero, afirmó que la manera de Trump de expresarse sobre las «charlas de vestidor», lo hicieron decidir en su contra.

En el soccer, Geoff Cameron, aseguró, sin querer dar nombres, que al menos 14 de los 22 miembros de la Selección de los Estados Unidos, «odian a Donald Trump», aunque él anunció que votará por Trump en estas elecciones.

En la NBA, el jugador de los Los Ángeles Lakers, Metta World Peace, se divirtió en las redes sociales con el HT #, en el que reflexionó sobre lo que haría si él fuera el Presidente, algunas de sus propuestas fueron hilarantes como poner a su colega Ben Wallace como secretario de la defensa, o hacer obligatorio que los árbitros jugaran una vez a la semana su deporte, y sí, tener una noche de salsa semanal en la Casa Blanca, aunque también reflexionó.