Inicio Estados Unidos 4 frases que explican por qué Jeff Sessions es la «pesadilla antiinmigrante»

4 frases que explican por qué Jeff Sessions es la «pesadilla antiinmigrante»

0
4 frases que explican por qué Jeff Sessions es la «pesadilla antiinmigrante»
Foto: Instagram, Jonathanalpers

Jefferson Beauregard «Jeff» Sessions III, es el nuevo rostro de la justicia en Estados Unidos. Un hombre de 70 años nacido en Alabama, calificado de ultraconservador  fue nombrado esta semana como el Fiscal General del gobierno de Donald Trump.

Sessions es una verdadera pesadilla, no solo para los millones de inmigrantes indocumentados en la Unión Americana, sino también para los legales pues este abogado que ha sido acusado de racista, busca a toda costa reducir las entradas de extranjeros al país de las oportunidades.

«Necesitamos un sistema legal de inmigración; uno que sirva a los intereses del pueblo de los Estados Unidos», dijo Sessions durante la toma de protesta luego de ser confirmado por un apretado margen en el Senado de 52 a 47 votos.

«La inmigración legal es la principal fuente de inmigrantes de bajos salarios a Estados Unidos. En otras palabras, como una cuestión de política federal, millones de trabajadores extranjeros de bajo salario son puestos legalmente a disposición para sustituir a los estadounidenses con salarios más altos», aseguró en 2015.

«Lo que necesitamos es contención en la inmigración: aminorar el ritmo de los nuevos ingresos para que los salarios puedan subir, poder reducir el número de personas que reciben asistencia social y las fuerzas de la asimilación nos unirán más entre nosotros», agregó.

Incluso Coretta Scott King, viuda de Martin Luther King, escribió una carta en contra de Sessions en 1986: «Expreso mi sincera oposición al nombramiento de Jefferson B. Sessions como juez federal de distrito por Alabama».

En 1986 el Comité Judicial del Senado de Alabama lo vetó como juez por tendencias «racistas».

«El Ku Klux Klan me había parecido bien hasta que descubrí que fumaban marihuana», dijo según él a manera de broma en aquel entonces. La frase fue uno de los argumentos para su rechazo.

En esta ocasión también hubo senadores federales que pelearon para evitar su nominación como fiscal, pero no fue suficiente. «El peor enemigo de una amnistía» en contra de los 11 millones de inmigrantes sin autorización ya tiene uno de los puestos más importantes en la administración Trump.