Cocina Estilo de Vida Innovaciones Medio Ambiente Noticias Redacción Zumby Salud

Te presentamos las botellas de plástico que… ¡se comen!

178
Comparte
botellas que se comen
Foto: Ooho/Facebook

Una de las mayores problemáticas de nuestro planeta es el control de los desechos, particularmente de los artículos fabricados con plástico.

Foto: Pixabay
Foto: Pexels


Y es que están por todas partes: bolsas, utensilios, popotes, botellas. Muchos de ellos tienen una vida útil muy corta y causan millones de muertes en el ecosistema marino, y su fabricación a gran escala causa otras formas preocupantes de contaminación.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Afortunadamente, investigadores han encontrado el perfecto sustituto para uno de los utensilios más usados y que más contaminación registran: las botellas de plástico.

agua botella comestible
Foto: Ooho/Facebook

Ooho es un proyecto creado por los investigadores en gastronomía molecular Guillaume Couche, Rodrigo García y Pierre Paslier de Skipping Rocks Lab, lograron diseñar un recipiente para agua sumamente delgado y totalmente comestible.



Lo mejor de todo, es que crearon una “receta” sencilla, lo que permite que pueda ser replicada por otras personas en su casa. La clave está en congelar el agua antes de guardarlas en el Ooho para evitar que las sustancias se mezclen. Por ello, la membrana no tiene ningún sabor.



Esta “bolsita” se fabrica con dos materiales clave: cloruro cálcico y algas pardas, que en un proceso muy parecido al que se lleva a cabo con las gelatinas, los contenidos terminan contenidos por estas membranas.

botella agua comestible
Foto: Ooho/Facebook

El equipo se encuentra trabajando en esta innovación desde 2014 y ahora, al mostrar su efectividad ha ganado la proyección masiva para que, con suerte, alcance un nuevo nivel de producción que le permita distribuirse en diversos países.

plástico que se come
Foto: Ooho/Facebook

La alternativa a las botellas de agua suena genial ¿no crees? Ester sería un primero paso para la distribución más responsable del vital líquido y reducir el impacto que ha dejado la producción del plástico en nuestro planeta.

Comparte