Gadgets Redacción Zumby

5 métodos para ahorrar batería del celular que son falsos

No te dejes engañar.

356
Comparte
Foto: Pixabay

Desde la aparición de los smartphones la preocupación más grande de los consumidores ha sido la manera de ahorrar batería para lo que se han creado varios métodos que supuestamente ayudan a que la energía se conserve y puedas esperar lo más posible para tu próxima carga.

Antes de que estos aparatos aparecieran y solo tuviéramos los ahora viejos teléfonos móviles, ya se habían creado mitos tales como que si rozabas las terminales de las baterías con tus jeans, estas se cargarían, o bajando el volumen del aparato, mitos que nunca fueron comprobados en realidad.

Ahora te dejamos cinco viejos métodos para ahorrar batería del celular que son falsos, por lo que te recomendamos planear mejor tus recargas de energía.

1- Apagar la pantalla cuando no se usa

Suena lógico pensar que el hecho de que la pantalla esté encendida sin usarse, crea un mayor consumo de batería, sin embargo esto es falso, pues los aparatos tienen programado el tiempo óptimo en el cual apagarla. De hecho apagarla manualmente y después encenderla. consume más batería.

2- Cerrar las aplicaciones que no se usan

Otra que a simple vista tiene sentido, el problema es que para cerrar cada una de esas aplicaciones, hay que volver a abrirlas, es decir, el teléfono puso en reposo estos programas que se vuelven a echar a andar cuando los abrimos para cerrarlos, así que gastaremos más energía en hacer esto, de lo que pensamos.

3- Desactivar las conexiones

Pésima idea, primero porque los teléfonos desde siempre están configurados para buscar señales, por lo que apagarles las conexiones ocasionará que todo el tiempo las busquen y gasten energía en ello, además, estar conectado a la red telefónica o WiFi, consume muy poca batería.

4- Usar aplicaciones de ahorro

Nada peor que esto. Usar una App en segundo plano, que gasta batería para checar que las demás aplicaciones en segundo plano, no gasten la propia, suena absurdo por cualquier ángulo.

5- No admitir las actualizaciones.

Algún día a alguien se le ocurrió que quedarse con las versiones antiguas de las aplicaciones era mejor para ahorrar energía. Tan absurdo como poner caballos a jalar tu automóvil último modelo y pretender que avance rápido.

Comparte